Comprimir archivos y carpetas

Información general

El objetivo principal de comprimir un archivo es volverlo más pequeño para que ocupe menos espacio en la computadora. Al hacerlo no afectas el contenido o la estructura del archivo, simplemente reduces el espacio que ocupa.

Se recomienda comprimir los archivos cuando:

  • Necesites ahorrar espacio: en este caso, primero comprime los archivos más grandes y que no utilizas muy a menudo.
  • Necesites enviar varios archivos por correo electrónico.
Casi todos los archivos comprimidos tienen la extensión .zip, aunque en ocasiones pueden tener la extensión .rar, según la aplicación con la que se hayan creado.

 

Cómo comprimir un archivo

Existen varias aplicaciones distintas para comprimir archivos. Algunas de ellas son gratuitas, otras no, pero la mayoría realiza las mismas funciones básicas y te permite descomprimir archivos.

Es posible comprimir un solo archivo, varios o toda una carpeta. En el caso de las carpetas, cuando comprimes una de ellas, todos los archivos y subcarpetas que en ella se encuentran también se comprimen automáticamente, además de que cuando comprimes y descomprimes una carpeta, por lo general esta conserva su estructura original. En ocasiones la estructura de la carpeta cambia al comprimirla, por lo que si deseas asegurarte de que la carpeta comprimida tenga la misma estructura que la original, deberás comprimirla y descomprimirla para verificar. El descomprimir una carpeta no afecta la versión comprimida de la carpeta, por lo que no necesitarás comprimirla de nuevo después de haber verificado la estructura.

Cuando comprimes una carpeta, una nueva carpeta comprimida cuya extensión es .zip aparece en la misma ubicación que la carpeta original. De hecho lo que sucede es que el sistema crea una copia del archivo original y en seguida la comprime, no comprime el original. Ambos archivos (el archivo original y el comprimido) son independientes, por lo que si modificas, mueves o borras uno de ellos, ello no afectará al otro.

Nota: Si después de haber comprimido un archivo realizas cambios al archivo original, al descomprimir la copia, esta no contendrá las modificaciones que le hiciste al original.

 

Cómo descomprimir un archivo

Al descomprimir un archivo lo devuelves a su tamaño original. Algunos programas para comprimir archivos, como WinZip y PowerArchiver, te ofrecen una vista previa del contenido de los archivos .zip y de los archivos y carpetas en su interior; por ejemplo, si el archivo .zip contiene un archivo .doc, podrás abrir el archivo .doc y ver su contenido. No obstante, no podrás guardar ningún cambio realizado al archivo .doc, pues para poder trabajar con un archivo o carpeta comprimido y poder modificarlo, primero necesitas descomprimirlo, después abrir la copia descomprimida y entonces podrás trabajar en él.

Nota: Cada aplicación utiliza un nombre diferente para el proceso de descompresión: descomprimir, expandir, extraer, etc.

 

No todos los archivos se comprimen al mismo nivel

El grado de reducción del tamaño de un archivo dependerá del contenido del mismo. Al comprimir un archivo de texto sencillo se logra reducir su tamaño de forma significativa, mientras que los archivos de texto con un formato específico se reducen menos, y los archivos de imagen, menos aún. En el ejemplo a continuación te presentamos una carpeta con cuatro archivos: dos archivos originales cuyo tamaño es idéntico (93 kilobytes), uno de texto y una imagen, y la versión comprimida de cada uno. Como podrás ver, el archivo de imagen comprimido tan solo se redujo a un 88% de su tamaño original, mientras que el archivo de texto comprimido, a un 23%.

 

Ejercicio: Intenta comprimir un archivo o carpeta con PowerArchiver, la herramienta de compresión de las computadoras de la ETI. Para ello, selecciona un archivo o carpeta que se encuentre en una computadora de la ETI (o crea tú mismo un archivo de prueba), haz clic sobre él con el botón secundario del ratón y selecciona la opción Compress to ‘NombreDelArchivo’.zip del menú contextual. Una vez que se haya comprimido y guardado el archivo, intenta abrirlo con un doble clic. PowerArchiver se abrirá y podrás ver el contenido del archivo comprimido en una ventana de la aplicación. Observa las diferentes posibilidades que PowerArchiver te ofrece en esa ventana y luego selecciona el botón Extract para descomprimir el archivo.