Las ventanas

Información general

Cada archivo, carpeta o aplicación que abres aparece en una ventana (que es una especie de contenedor) en el Escritorio y puedes tener todas las ventanas que desees abiertas al mismo tiempo. Puesto que cada ventana ocupa cierto espacio y que el Escritorio tiene un espacio limitado, es posible poner una ventana sobre otra para ganar espacio o permitir que quepan otras ventanas. Ello se logra arrastrando las ventanas hasta que aparezcan la una sobre la otra.

La última ventana que se ha abierto o utilizado siempre aparece al frente y se la llama ventana activa. Al pasar de una ventana a otra o trabajar con múltiples ventanas, debes tener claro cuál es la ventana activa en todo momento. Para ello, basta con echar un vistazo a la Barra de tareas, en la que notarás que el botón correspondiente a la ventana activa tiene una apariencia distinta al del resto de los botones (para más información sobre la Barra de herramientas consulta el tema “Barra de herramientas” en la sección El Escritorio. Asimismo, el marco de la ventana activa será más oscuro que el del resto de las ventanas.

Existen dos tipos de ventanas: las que te permiten ver y trabajar con diferentes carpetas y las que te permiten trabajar con los archivos mediante el uso de aplicaciones.

 

Ventanas que te permiten ver diferentes carpetas y trabajar con ellas

Las ventanas que te permiten ver diferentes carpetas y trabajar con ellas tienen esta apariencia:

 

Como puedes ver, el nombre de la ventana aparece en la Barra de título; justo debajo de ella se encuentra la Barra de menú, varios botones, la ubicación de la carpeta, una zona de tareas comunes en la parte izquierda de la carpeta y el contenido de la misma.

A continuación te presentamos una breve descripción de lo que cada uno de los botones en la Barra de botones te permite hacer.

Sugerencia: Es conveniente emplear la vista Detalles al utilizar la computadora en un entorno profesional, puesto que esta opción abarca menos espacio y te brinda toda la información que necesitas acerca de los archivos o carpetas. Sin embargo, si las carpetas contienen imágenes, tal vez te convenga la opción “Vistas en miniatura”, ya que esta te permitirá saber qué carpetas contienen imágenes y te mostrará la imagen (si te se trata de un archivo) o una selección de imágenes al interior de un icono de carpeta (si se trata de una carpeta).

 

Ejercicio: Abre una carpeta (de preferencia, aunque no es indispensable, una que contenga algunas imágenes). Prueba las diferentes opciones disponibles mediante el botón Vistas y presta especial atención a las diferencias en la cantidad de información acerca del archivo o carpeta que cada vista te ofrece.

Pregunta de reflexión 1: ¿Cuál es la diferencia entre las vistas Lista y Detalles?

Pregunta de reflexión 2: ¿Cuál es la ventaja de las opciones Vistas en miniatura y Tira de imágenes en comparación con las demás vistas?

 

La ubicación de una carpeta o archivo en la computadora

Todos los archivos y carpetas tienen una ubicación que es posible conocer mediante una ruta de acceso. Por lo general, las rutas de acceso consisten en la letra correspondiente a la unidad de lectura en la que se encuentra el archivo, seguida del nombre de las carpetas y subcarpetas que se necesita abrir para llegar hasta el archivo o carpeta en cuestión. Por ejemplo, D:/MyPhotos/Travel/Switzerland/Geneva/UniMail.jpg es la ruta de acceso hasta un archivo de imagen llamado UniMail.jpg. El archivo se encuentra en una carpeta llamada Geneva, que se localiza en la carpeta Switzerland, que está al interior de la carpeta Travel. Esta última está guardada en la carpeta MyPhotos que, a su vez, se encuentra guardada en la unidad de lectura D:.

 

Ventanas que te permiten trabajar con aplicaciones

Al abrir una aplicación, esta aparece al interior de una ventana. Muchas ventanas que contienen aplicaciones tienen diseños similares, aunque los menús e iconos pueden variar según las funciones que ofrezca la aplicación. Antes de empezar a trabajar con una nueva aplicación, es conveniente explorar los distintos menús e iconos y ver qué opciones te ofrece dicha aplicación.

Cómo cambiar el tamaño de una ventana

Una ventana puede ocupar toda la pantalla (opción Maximizar pantalla), pero también puedes reducirla para que tan solo ocupe una parte de la pantalla o esté escondida por completo. A continuación se explican las diferentes opciones para cambiar el tamaño de una ventana.

Cambiar el tamaño de una ventana con el ratón
  • Para cambiar el tamaño de la ventana cada lado por separado, coloca el cursor sobre uno de los cuatro lados de la ventana. Al hacerlo, observarás que el cursor cambia de forma: de la flecha habitual a una flecha con dos puntas. Cuando veas aparecer la flecha con dos puntas, haz clic en con el botón izquierdo del ratón, mantenlo presionado y arrastra el ratón hacia arriba o abajo (si la flecha con dos puntas está en posición vertical) o hacia la izquierda o derecha (si está en posición horizontal). El tamaño de la pantalla cambiará conforme a los movimientos que hagas con el ratón. Una vez que obtengas el tamaño deseado, suelta el botón del ratón. Este método te permite modificar los cuatro lados de la ventana de forma individual hasta alcanzar exactamente las dimensiones que deseas.
  • Sin embargo, también es posible modificar dos lados de la ventana a la vez (con la condición de que ambos lados formen un ángulo recto). Para ello, coloca el ratón en una esquina de la ventana y verás aparecer nuevamente la flecha con dos puntas, pero en esta ocasión estará en posición inclinada. Haz clic con el botón izquierdo del ratón, mantenlo presionado y arrastra el ratón en diagonal para cambiar el tamaño de la ventana. Esta opción te permite cambiar el tamaño de la ventana, pero conserva las proporciones originales.
Nota: Al cambiar el tamaño de la ventana, a menudo el contenido de la misma cambia de lugar para adaptarse a las nuevas dimensiones. Aunque en un principio pueda parecer que ciertos elementos han desaparecido de la ventana, no te preocupes. Nada desaparece, los objetos simplemente cambian de lugar. Por ejemplo, si reduces el ancho de una ventana, las palabras pasarán a la siguiente línea.

 

Cómo minimizar, restaurar o cerrar una ventana

También es posible minimizar una ventana, maximizarla o restaurarla para que ocupe únicamente una parte de la pantalla gracias a los botones que se encuentran en la esquina superior derecha de toda ventana.

  • Para minimizar una ventana es necesario hacer clic sobre el siguiente botón: . Al emplear la opción Minimizar, la ventana desaparece de la pantalla, pero la aplicación, carpeta o archivo en cuestión permanece abierto y puedes ver el botón que le corresponde en la Barra de tareas que se encuentra en la parte inferior de la pantalla. Para restaurar la ventana, basta con hacer clic en el botón de la misma que se encuentra en la Barra de tareas. La ventana reaparecerá en la pantalla y tendrá el mismo tamaño que tenía antes de que la minimizaras.
  • Para maximizar una ventana es necesario hacer clic sobre el siguiente botón: . En este caso, la pantalla ocupará la totalidad del área de trabajo y las únicas otras zonas que permanecerán a la vista son la Barra de tareas y el botón del menú Inicio.
  • El botón te permite restaurar el tamaño de una ventana maximizada.
  • Si deseas cerrar una ventana por completo (es decir, cerrar el archivo, carpeta o aplicación por completo) basta con hacer clic en el siguiente botón: .

 

Ejercicio: Abre una ventana e intenta utilizar las diferentes opciones que acabamos de describir para cambiar el tamaño de la ventana, minimizarla, maximizarla y restaurarla.

Pregunta de reflexión 3: ¿Cuál es la diferencia entre cerrar una ventana y minimizarla?