Seguridad en Internet

Información general

A pesar de las ventajas que ofrece Internet, como la oportunidad de conocer gente, compartir archivos o hacer compras en línea u otras actividades prácticas, debes ser consciente de los problemas que pueden surgir en este tipo de situación y saber cómo protegerte.

Son muchos los peligros a los que estamos expuestos en Internet, pero en esta guía nos concentraremos en los cuatro más comunes:
  • Datos personales y la Red.
  • Compras en línea.
  • Estafas por correo electrónico.
  • Configuración de seguridad de los navegadores.

 

Datos personales y la Red

Internet es un espacio público, lo que significa que si creas una cibersitio personal o una página en MySpace, cualquier persona en todo el mundo podrá ver la información que en ella publiques. Así, si publicas una foto, un número de teléfono, una dirección o una dirección de correo electrónico, cualquier persona en el mundo podrá verla, por lo que se recomienda no publicar números de teléfono o direcciones en Internet, a menos que se trata de datos profesionales. En vez de ello, es mucho más conveniente incluir una dirección de correo electrónico en la que te puedan contactar.

Asimismo, debes ser precavido al proporcionar tus datos personales, pues las personas que conozcas en línea, en especial a través de páginas de socialización o de los servicios de mensajería instantánea, pueden no ser quienes aparentan. Cualquiera puede describirse de cierta forma o publicar una foto en línea como si fuera la suya, pero ello no significa que dicha información sea verídica. No por ello debes dejar de utilizar este tipo de páginas o servicios, pues mucha gente los usa sin ningún problema, pero sí debes ser consciente de que a pesar de que la mayoría de la gente es honesta, no todos lo son, por lo que debes tomar las mismas precauciones que tomarías al conocer a alguien en persona.

Nota: Nunca le des a nadie tus contraseñas, números de identificación personal (NIP), etc.

 

Compras en línea

Las compras en línea se están volviendo una actividad más común cada vez. Actualmente es posible comprar casi todo en línea: comida, ropa, libros, música, películas, boletos de avión, etc., pues a menudo resulta más conveniente y en ocasiones más económico que realizar las mismas compras en una tienda. No obstante, siempre debes asegurarte de que el sitio que estás utilizando para realizar la compra es seguro; es decir, que la información que envíes – datos personales y números de tarjeta de crédito – se codificará antes de enviarse. Si la información está codificada, nadie más podrá leer la información mientras se transmite de tu computadora a la de la compañía cuyos productos estás por comprar. Nunca envíes datos personales o relativos a una tarjeta de crédito a través de un sitio que no sea seguro.

Para saber si un sitio es seguro o no, debes prestar atención a dos aspectos principales:

  1. El url de una página normal empieza con http://, mientras que en las páginas seguras, tiene una letra s adicional: https://.
  2. En las páginas seguras verás aparecer un candadito junto al url y, en ocasiones, también en la parte inferior derecha del navegador.
A continuación te presentamos algunos ejemplos de páginas seguras en Microsoft Internet Explorer y Mozilla Firefox; observa las diferencias:
  • Internet Explorer: página normal.

  • Internet Explorer: página segura.

  • Firefox: página normal.
  • Firefox: página segura.

Nota: Los cibersitios que te dan acceso a las cuentas de correo electrónico, como Gmail y el sistema de correo electrónico en línea de la Universidad, también son sitios seguros.

 

Ejercicio: Abre un navegador de Internet, teclea http://mail.google.com/ en la zona del url y presiona la tecla Retorno. Verás aparecer la página de registro de Gmail: un cibersitio seguro.

 

Estafas por correo electrónico

De vez en cuando recibirás un correo electrónico que te ofrece aplicaciones a un precio bajo, solicita ayuda para realizar una transferencia bancaria o dinero para contribuir al tratamiento médico de un niño; casi siempre son estafas. En el caso de las aplicaciones a un precio bajo, la víctima envía el dinero y nunca recibe la aplicación, mientras que en los otros dos tipos de estafa, la víctima casi siempre le manda dinero a alguien que no tiene ninguna intención de utilizarlo como sostiene que lo hará. Peor aún, puede que la víctima esté proporcionándole datos personales a un desconocido sin saber qué hará con ellos. Debes aprender a reconocer este tipo de estafa y sobre todo, a no ser víctima de los estafadores: no envíes dinero y de preferencia ni siquiera abras esos correos electrónicos para no exponerte a ningún virus. Una forma de detectar una estafa es observar la dirección de correo electrónico del remitente, pues por lo general estará compuesta de letras y números sin sentido, como lkjsasdflksj@mymail.com.

 

Configuración de seguridad de los navegadores

Para proteger la computadora aún más, resulta útil saber cómo modificar la configuración de seguridad del navegador de Internet. Para hacerlo, abre el navegador y encontrarás la configuración de seguridad en:

  • Para de Mozilla Firefox: el menú Herramientas, luego Opciones y Seguridad.
  • Para Windows Internet Explorer: menú Herramientas, Opciones de Internet… seguido de la pestaña Seguridad.
Lo ideal es que programes el navegador para que siempre te pida permiso antes de descargar o instalar funciones adicionales o actualizaciones, ya que con ello evitarás que se instalen automáticamente aplicaciones que contengan un virus o caballo de Troya.

 

Ejercicio: Abre la ventana de configuración de seguridad del navegador de Internet que utilices y observa las opciones disponibles y las que se encuentran seleccionadas. Si consideras que no estás lo suficientemente protegido, modifica la configuración.